Escribe y encuentra lo que buscas:

Uniqlo, moda a la japonesa

De izquierda a derecha: Kohsuke Kobayashi, Xavier Cuadras, Sandra Pedra y Hanae Halabi.

Representa un símbolo de simplicidad y comodidad, a precios económicos. Uniqlo, la firma japonesa de fast fashion, desembarcó a finales del año pasado en Barcelona y esta semana, sus responsables, visitaron ESCI-UPF para hablar de su modelo de negocio, de sus planes de futuro y de su voluntad de captar talento.

Participaron en la conferencia el director de Operaciones en España (Chief Operating Officer, COO), Kohsuke Kobayashi; la responsable de Recursos Humanos, Sandra Pedra; y el area manager, Hanae Halabi.

La apuesta de Uniqlo por Barcelona viene de lejos, de manera meticulosa han trabajado durante siete años hasta el más mínimo detalle para que la inauguración en septiembre pasado de su primer punto de venta fuese un éxito. No fue flor de un día, pues llevaban años buscando una buena localización. En un principio, se pensó en el antiguo edificio de Caja de Madrid, en la plaza Catalunya, pero Desigual se avanzó y abrió su flamante flagship en el corazón de la Ciudad Condal.

Así pues, la búsqueda de una nueva y céntrica localización llevó a los ejecutivos nipones muy cerca, al transitado eje de paseo de Gràcia con la Gran Via. Allí, curiosamente, tres de las cuatro esquinas se han convertido en los escaparates de los gigantes de la moda mundial: Inditex, H&M y Uniqlo.

La firma fundada por Tadashi Yanai (Japón, 1949), ya ha recorrido un largo camino desde que abriera su primera tienda cerca de Hiroshima en 1984. Desde entonces, tal y como ha recordado Kobayashi en la conferencia, la marca siempre ha buscado ofrecer a los clientes soluciones a sus necesidades cotidianas: productos que duran mucho, diseños simples donde prime la comodidad y una constante innovación, que se ha convertido en santo y seña de la compañía. En última instancia, tal y como ha señalado Pedra, el objetivo es que el cliente “perciba un claro valor añadido en la ropa que lleva”.

Así pues, no es de extrañar que Uniqlo sea conocida por sus tejidos térmicos y por sus prendas transpirables. Palabras como Healtech o AIrism se han convertido en referentes para sus cada vez más numerosos fans. Esa apuesta por la innovación, a la par que la simplicidad, ha convertido la trayectoria de Uniqlo en una senda de éxitos y aciertos. Con el forro polar fleece consiguieron algo inaudito: que una cuarta parte de los japoneses compraran uno. Y qué decir de los abrigos, anoraks y chalecos de pluma: gracias a su ligereza, se han convertido en un referente hasta para sus más avezados competidores.

La innovación de Uniqlo le ha llevado a colaborar con empresas punteras en el mundo, como Toray, que además de una división textil, son capaces de fabricar fibra de carbono para aviones o polímeros para lentes de contacto de última generación.

Customización

Uniqlo, que es el acrónimo de su nombre inicial Unique Clothing Warehouse, busca siempre aproximarse al entorno local en el que trabaja. Así, por ejemplo, en la tienda de Oxford St. en Londres desarrolló producto con los famosos tejidos floreados de Liberty y en Barcelona han apostado por adaptar el logo de la marca asociándolo al famoso panot barcelonés.

La marca japonesa tiene como objetivo, y así lo ha reconocido en la conferencia Kobayashi, convertirse en el retailer de fast fashion número uno en 2020, superando a Zara. El problema es que, aunque los números son buenos (la facturación ronda los 14.100 MEUR en el último ejercicio), los márgenes y rentabilidad de Inditex son un muro, de momento, infranqueable.

Uniqlo opera en una veintena de países y cuenta con 1.900 tiendas, de las que unas 70 están en Europa. En el Viejo continente tiene presencia en el Reino Unido, Alemania, Francia, España (a través de la venta online y en Barcelona), Bélgica y Suecia; su próxima parada, Holanda.

En España, sus planes pasan por abrir en Madrid y alguna otra ciudad, como Sevilla. En la capital, como pasó en Barcelona, el análisis ha sido pormenorizado y ya ha conseguido un emplazamiento céntrico que, a la espera de la confirmación oficial de la empresa, se convertirá en la meca de nuevos y ávidos consumidores: El Jardín de Serrano, una galería comercial en el corazón del acomodado barrio de Salamanca.

Pero ese será el primer paso de una carrera que parece no tener fin. Durante la conferencia, Kobayashi, Pedra y el area manager, Hanae Halabi, han hablado de una meta que hoy más parece un sueño: 1.000 tiendas entre España, Italia y Portugal. Un sueño que justo ahora acaba de comenzar.

Talento

Claro está que, para desarrollar esa particular empresa, la de vestir al Sur de Europa, Uniqlo necesitará mucho talento y gente con ganas de participar en tan particular apuesta. Sandra Pedra, la responsable de RRHH, y el area manager, Hanae Halabi han explicado durante la conferencia la organización interna de la compañía, las responsabilidades que desempeñan en la tienda y las oportunidades de promoción y trabajo.

El programa interno de promoción para trabajar en el punto de venta se conoce como Uniqlo Manager Candidate (UMC) Programme y está pensado para formar encargados de tienda. Tiene una duración de un año y funciona combinando la formación práctica y la teórica. Los primeros tres meses, el participante conoce el funcionamiento de la tienda trabajando como assistant. El segundo trimestre, se asumen tareas más de gestión, como la organización de horarios, el desarrollo de planes formativos o el control de stocks. La fase final, de medio año, consiste en trabajar desempeñando las tareas propias de un encargado adjunto.

Junto a este programa, Uniqlo ofrece otras funciones y puestos, desde el comercio electrónico al visual merchandising, en un contexto en el que se pretende expandir con fuerza la marca en los mercados del sur de Europa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si acepta la instalación de cookies o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Leer más